Depilación láser y eléctrica

La depilación definitiva realizada por los médicos deberá incluir el uso conjunto de varios tipos de láser y  depilación eléctrica para conseguir resultados completos.

El tratamiento tiene dos etapas, la inicial, toma citas  más frecuentes ( 1-3 meses)  según la zona a depilar y su estado en grosor y densidad mientras que, la final varía entre cada 4 a 12 meses por un promedio de 4 años. Los casos que exceden este periodo corresponden a la cara y a zonas de conocida resistencia, los antebrazos, la espalda y ocasionalmente los muslos con pelo de grosor mediano y de alta densidad. Para la mayoría de las personas se puede conseguir en la etapa inicial la reducción permanente de cerca del 70 % de los pelos con menos de 10 sesiones y para entonces, la reducción de grosor de la gran mayoría de pelos. Entendemos como sesión el tratamiento completo de la zona en un periodo que no deberá ser mayor a 30 días.

Sobre los tonos de color del  pelo,  las frecuencias del  láser darán mayor  efecto con el láser Alexandrita para los pelos marrón claro mientras que para el color negro las frecuencias del Nd-YAG, son más eficientes debido a que, pueden penetrar más sin agotarse en la superficie, como le sucede al Alexandrita de estado sólido. Por esta razón, se crearon láseres Alexandrita tipo diodo que se aplican por contacto y que son usados para conseguir mayor penetración en áreas densas con pelo marrón claro. Y , los láseres de diodo y estado sólido con longitud de onda entre los 810 y los 1064 nm se impusieron en los inicios de tratamientos.

Los láseres médicos tienen dos ventajas importantes. Permiten la acomodación de la duración del pulso/ frecuencia y disponen de sistemas de enfriamiento. La duración de pulso es crucial para el tratamiento de áreas densas con pelo de grosor grueso o mediano. Cuando se realizan pulsos cortos ( < 30 ms) en áreas como la barba , lo que ocurre es que se provoca mayor inflamación y menor depilación. El corto tiempo de duración del disparo no permite que, la energía progrese hasta el folículo y el efecto al final es el mismo que, cuando se utiliza un láser de alta captación de pelo el cual,  se consume en el tallo del pelo y no en el bulbo la porción germinal del folículo. Cuando se quiera depilar pelo grueso y rubio deberá evaluarse entre el resultado de una alta captación incrementando la potencia, o preferir un pulso de corta duración a mayor potencia con un láser de no tanta captación. El tricograma es muy útil en estos casos.  Otra ventaja de los láseres es la posibilidad de hacer disparos en mayor frecuencia, algunos equipos de luz pulsada profesionales lo logran con mayores superficies de contacto y ahorro de tiempo y por consecuencia costo de la sesión. Las frecuencias altas han sido un buena ayuda para además hacer el procedimiento más tolerable y efectivo. Es posible hacer más pases y el problema del cubrimiento completo, se soluciona con este tipo de técnicas. Por último, los sistemas de enfriamiento son la mejor forma de evitar quemaduras innecesarias. Existen de varios tipos y son fundamentales para que el láser de contacto pueda penetrar puesto que, si no se coloca, se provocarán inmediatamente quemaduras. El agua es el antídoto natural para la luz infrarroja y lo que permite que penetre es que el láser de manera similar a lo antes explicado, no se consuma quemando la piel , queremos que llegue el folículo que puede captar , para los láseres diodo 760 es el folículo más pequeño y para los láseres diodo 810-1064 los folículos más gruesos.

El color de la piel y su grado de humectación son otro punto a tener en cuenta. En general, la piel bronceada está más oscura y seca a lo cual, lo mejor es no usar ningun tipo de elemento combustionador porque será similar a lanzar fuego a la hojarasca.  Es necesario aquí controlar al menos el problema de la combustión, pues la  menor cantidad de agua de la zona, hace que pelo y piel no tengan diferencia para el láser. Lo indicado entonces, es utilizar días antes de la sesión, humectación intensiva y utilizar aceite de baño en vez de jabón para la limpieza. Es bueno hablar de frecuencias del láser para diferentes tonos naturales de la piel, pero esto no se aplica a lo anterior, dado de que se esta agregando un factor muy desestabilizador para el control del efecto del láser. Por supuesto, láseres de más alta frecuencia y menor longitud de onda como el Alexandrita provocan con mayor facilidad quemaduras que láseres como el Nd-YAG empero, esto nos lleva a otro factor a tener en cuenta, la potencia.

La potencia podría considerarse un factor de los láseres profesionales sobre los caseros, pero esto, utilizado sin precaución lo vuelve una desventaja. Es más seguro que por fea que sea la quemadura de un láser casero, nunca será comparable a la de un láser médico, con 5 y 6 veces más capacidad de potencia. La potencia no solo se mide por la cantidad de Julios, también hay que considerar el  tiempo en el que entregan esos Julios. Puede ocurrir quemaduras con una baja potencia en tiempos muy cortos comparados a una mayor alargando de manera insuficiente el ancho del pulso. Cuando se quiera resultados en pelo grueso, se deberá de manera proporcional alargar el pulso  y cuando la captación del pelo no se obtenga, un paso antes de cambiar la frecuencia del láser, es acortar su pulso.

Otro factor que ha sido importante en los últimos años es obtener densidades de energía suficientes,  con esto me refiero al área. Cuando se escoja una estrategia de baja capatación y energía por pulso, este factor será el consuelo necesario para obtener resultados a veces no tan modestos debido a que, fue la única forma loable de completar la sesión. Si se está utilizando potencia y duración de pulsos que no queman el pelo, lo favorable es administrar tantos pases para que, de alguna forma se acumulen contra el folículo y así se logre otra medida comparable de sesión a sesión para mejorar los resultados.

Se ha hablado demasiado sobre las fases de crecimiento del pelo. Los vendedores de equipos nos culpan a menudo que no las aplicamos como debería ser. Pero esto, lo hacen para vendernos equipos que acaban el pelo en dos o tres sesiones (?). Significa que, las sesiones deberían ser cada tres meses en áreas como las axilas, el bikini y la barba y que mientras tanto, el paciente se rasure. No conozco una sola paciente que haya aceptado este plantemiento, que ni académico es, puesto que, las tablas con estudios  son tomadas de datos que no tienen medidas modernas, son allá del año 1938. Las únicas disponibles. Entonces, en principio, solo tomamos medidas antiguas con requerimientos modernos. Una vez se realiza la primera sesión de láser en zonas densas, se observará que por mucho que se intente, no todos obtienen una caída completa del pelo. Es necesario completar la sesión en el curso de ese intervalo natural que puede ser de pronto, el primer bimestre. Esto se demuestra cuando a la siguiente sesión la paciente tiene pelos muy largos comparados con los que están apareciendo y cuando no son algunos, son todos de un largo no proporcional al intervalo de la sesión, sencillamente algo estuvo mal.  Las fases de crecimiento tienden a uniformizarse con el láser , quiero decir que, todos los pelos tienden a salir al tiempo en la misma semana usualmente, después del primer mes. Con el pasar de más sesiones este fenómeno se repite y es una buena forma de ir midiendo las reducciones. Por último, está el tema de la densidad del pelo, mientras más alta, más dolor y menos eficiencia, es preferible en ocasiones, adelantar una sesión en áreas muy densas antes de que la sesión vuelva a ser tan insufrible como la primera, o a cambio, realizar en tiempos una primera sesión según se pueda hacer.

La depilación eléctrica toma más tiempo debido a que es pelo por pelo. Puede generar costras, machas y pequeñas cicatrices si el procedimiento no es realizado con equipos de muy alta radiofrecuencia y bajo microscopio. El procedimiento además requiere experiencia y habilidad.

El resultado final (<90 % de resducción)  requiere entre 5 y 20 sesiones para zonas como las axilas y el área del bikini. Las piernas responden mejor entre 5 y 10. En la cara, el número de sesiones puede llegar a ser muy alto debido a que deberá asistirse con la depilación eléctrica.

 

Evaluaciones en nuestro centro de la depilación láser obtuvieron en el año 2008  reducción a largo plazo de más del 90 % 

 

Cara, predomina labio superior

Axilas

Bikini 

Miembros inferiores

> 24 sesiones

Promedia 18 sesiones

Promedia 12 sesiones

Promedia 18 sesiones

Se considera un largo plazo, un mínimo de un año sin realizar sesiones. 

Las sesiones fueron realizadas en su mayoría por médicos con los láseres usados entre los años 1990-2000 Sharplan Alexandrita, Rubí, LightSheer, Equipo IPL/RF Aurora.  

En el estudio de Ballesteros (2008) para el área de la cara , predominaron sesiones para la depilación del labio superior, casos analizados a la altura de los meses 6,12,18 24 solo obtuvieron una progresión de la reducción del 52,7 al 76,1%.

El estudio con el Dr. Sergio Sanchez (2012) tuvo la intención de encontrar los casos de rangos de reducción mayores del 90 % pero estos fueron una minoría dentro de los casos estudiados aunque, tampoco se encontraron muchos casos con reducciones mínimas. Se estudió un total de 55 mujeres quienes recibieron tratamiento en un lapso promedio de 6 años (Rango 4-14). El promedio de reducción total estuvo en 79,36 ±15,51 % El tiempo promedio de seguimiento 17,49 meses (Rango 6- 72 meses). El color de piel latina predominó en el 83,6% (n= 47). 89,1% de los casos tenían tonos oscuros de color de pelo. Edad promedio: 32 ± 9,3 años. 18,2 % de las pacientes presentaban  diagnóstico de Ovario Poliquístico (SOP) o hiperandrogenismo clínico. Con un promedio de sesiones 27 (Rango 20 a 61), utilizando el láser de Alexandrita en el 98% de las pacientes no se encontró una correlación significativa entre la fluencia utilizada por sesión y una reducción significativa. Sin embargo, si se encontró correlación significativa en cuanto a valores acumulados de energía suministrada.(p <0.01).

Un mayor número de sesiones no llevó a una mayor reducción (r= -0,123, p= 0,370) al contrario de lo encontrado en el estudio previo de Ballesteros (2008) que consideraba la cara solo en un cuarto de los sesiones evaluadas. Solo el 32.7% mostraron reducción > 90% (En 3 casos se encontró reducción del 100% y  el 3,63% (n=2) de los pacientes presentaron tasas de reducción por debajo del 50 %, con un 40% y 30,5% respectivamente).

Resultados depilacion de la cara(4)

Muy pocos casos a más de 20 sesiones, tienen reducción  completa así como también, reducciones menores al 50%

Para la cara, al igual que el resto del cuerpo un mayor número de pases tiene una mayor incidencia en el resultado que utilizar una mayor intensidad de energía como es el caso de los tratamientos en zonas de pelo grueso; todo lo anterior teniendo en cuenta un número alto de sesiones.

Sin importar los equipos láser se debe  realizar la depilación eléctrica en los casos renuentes a progresar con los láseres, la máxima tasa de reducción conseguida no es despreciable y facilita el complemento con la depilación eléctrica. 

En nuestro primer estudio y posteriormente en el del Dr.  Alvarez (2012) , encontramos una respuesta similar en la reducción en las áreas de pelo grueso y denso v.g axilas y bikini.

julian

Estudio de Alvarez y Ríos en donde se encuentran tasas más altas de reducción en las primeras dos sesiones y una «meseta entre la sesión 3 y 6

El mayor número de sesiones en axilas se explica por ser un área de más fácil evaluación y disposición a retoques. 

 

       

Cuando se analizaron en el estudio de Ballesteros (2008) niveles de reducción de pelo, promedio de sesiones, promedio de cantidad de disparos por área tratada y la dosis de energía aplicada resaltó la mayor eficiencia en los miembros inferiores, en su mayoría piernas más que muslos.

El corte a la sexta sesión con relación a las posteriores muestra que el máximo resultado se consigue en las primeras 6 sesiones. Los dos casos que tomaron 24 sesiones obtuvieron 100 % de reducción a largo plazo

 

Se infiere en los datos que el cubrimiento a 10 pases en piernas fue más efectivo 5 veces que en las áreas densas y/o las áreas con pelo fino y denso

La reducción a largo plazo practicamente completa se consiguió sin preferencia por el área y en la casi totalidad de los casos utilizando el láser Alexandrita 

Relacionando el número de sesiones y los resultados mayores al 90 % a largo plazo nos encontramos que a un número menor a 10 sesiones la mayoría no están en el rango de reducciones mayores del 90 % a largo plazo. En el rango entre las 11 y 15 sesiones el rango se invierte, pasando a casi un 60 % de casos comparado a 40 % que todavía no lo están. Y, en el rango sesiones #16-20 tenemos una relación 20-80 % mostrando que un mayor número de sesiones aumentó los casos con mejores reducciones, en general. Para el último rango analizado(<=20) predominaron los casos de sesiones en la cara y el mayor número de sesiones no afectó la proporción en este grupo significando esto que para esta zona, con un mayor número de sesiones láser, no se logró aumentar proporcionalmente  más casos exitosos. 

El estudio fue realizado analizando áreas en 4 zonas : cara, axilas, bikini y miembros inferiores. La edad entre 17 y 61 con una media de 34,8 años, la mayoría de las pacientes (79%) fototipos oscuros trigueño claro y oscuro, Color de pelo cstaño oscuro 40,4 % y negro 50,9 % . El restante castaño claro (8,8 %)

Los intervalos de observación fueron en promedio un poco más de 2 años  ( 29 meses +/- 20,3 meses)

Rango de sesiones 3-53 

De la totalidad de sesiones el 79,7 % fueron realizadas con láser Alexandrita

El tiempo de duración del tratamiento 3,92 años 

 

 

Top