Las queratosis y los fibromas laxos del cuello. Evaporización con láser Erbio-YAG

agosto 30, 2018

Adrián Ríos, MD

Lesión queratósica lobulada con aspecto sésil, netamente superficial como lo demuestra el resultado de la vaporización láser. No ocurrió ninguna alteración de la superficie

Lo cierto es, que en el cuello coinciden muchas tumoraciones pequeñas a veces en abundante cantidad. Encontraremos muchos nombres: Fibromas laxos, acrocordones, queratosis, dermatosis papulosa nigrans, hiperplasias sebáceas y quistes epidermoides entre otros.

Puede predominar el tejido más superficial y tendremos queratosis, que son como pequeños callitos, a veces solo se tocan, otros tienen un aspecto más pendular, son como pólipos debido a que o, predominan tejidos dérmicos o aspectos globulares que se superponen y se tornan algo pendulares. Otros muestran colisiones con fibromas, queratosis y hasta pequeños quistes.

Las queratosis son superficiales en estructura pero la alta tendencia a la recidiva después del tratamiento hace válida la impresión de que las partes epidérmicas de los folículos que son profundos, comparten el problema. Se deben a la proliferación de queratinocitos o sea, es estructuralmente en su mayoría, epidérmico. Se han asociado a expresión genética, virus HPV y aumento del ingreso calórico. Es el tumor de piel más frecuente del adulto y progresa con la edad.

La tendencia a la recidiva es en mucho, causa de que la intención de tratamiento es estética y se trata de evitar cambios en la pigmentación de la piel o cicatrices por los procedimientos. También sucede con el método porque muchas veces son afeitados con tijera dejando las porciones basales, en otras el instrumento utilizado impide tratar las lesiones muy pequeñas.  En la espalda es común ver zonas de  cicatriz central rodeadas por un halo de lesión posiblemente no tratada. Lo ideal es el tratamiento de todas las lesiones pequeñas al tiempo de afeitados secuenciales de las grandes lesiones.

El poder remover cientos de lesiones con poca inflmación , de forma completa y con posoperatorios rápidos me hacen recomendar el láser sobre las demás opciones.  El láser más indicado es el Erbio-YAG debido a que puede ser usado en diámetros más adecuados al tamaño de las lesiones. También puede ser usado el láser de CO2 pero este genera más inflamación y es un poco más doloroso. Ambos láseres necesitan adecuaciones de las máquinas más allá de la básica con la que se adquieren estos equipos. Ambos deben usarse con microscopio de lo contrario se pierde toda la ventaja de usarlos.

Cuando el conteo de lesiones pasa los 300 tumores es preferible programar la sesiones en pequeños tiempos de acuerdo a la tolerancia posoperatoria. No deben quedar zonas de hipocromia en lesiones de menos de un milímetro de diámetro. La microsutura para las lesiones más amplias, no se comporta bien en la piel del cuello, se crean zonas de fibrosis.

Es recomendable asistir a los controles, por lo general se encuentran más lesiones de las que se pueden ver o palpar, su remoción completa seguido por sesiones de fotoestimulación con láseres subablativos como el Fraxel, disminuye el eritema cicatricial y reorganiza la piel, haciendo que esta priorice la regeneración provocada por las medidas de sostenimiento. En los casos de rejuvenecimiento con láser del área del cuello es común observar la disminución de la neoaparición de estas lesiones.

Resultado en dos semanas con completa cicatrización de lesiones depequeño diámetro, el procedimiento fue realizado sin anestesia y el postoperatorio es un poco molesto debido a la alta densidad de las lesiones vaporizadas.

 

 

Publicado en Noticias

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top